domingo, 2 de enero de 2011

Las Guerras y conflictos armados durante las últimas décadas. El conflicto en el mundo tras la Guerra Fría.

La incidencia de la guerra tras el fin de la Guerra Fría

Por: Farid Kahhat* (Internacionalista)

Hace aproximadamente un año un ex canciller del gobierno de Alberto Fujimori sostuvo en una entrevista televisiva literalmente lo siguiente: “La guerra desde el final de la Guerra Fría hasta hoy ha aumentado en el mundo, no ha disminuido: hemos sido testigos de muchos más conflictos”. ¿Qué tan ciertas son esas afirmaciones?

En la literatura académica se establece un umbral convencional en materia de definiciones: un conflicto armado solo califica como una guerra cuando los combates producen al menos 1.000 muertes por año. Bajo ese criterio, la primera afirmación (“las guerras desde el final de la Guerra Fría hasta hoy han aumentado en el mundo”) es absolutamente falsa; la segunda, en cambio (“hemos sido testigos de muchos más conflictos”), es verdad solo en parte, y solo para el período comprendido entre el 2003 y el 2008.

Si nos basamos en la información disponible en Internet (por ejemplo, los Human Security Report de los años que median entre el 2005 y el 2010, y el artículo “Best Decade Ever”, de Charles Kenny que apareciera en setiembre del 2010 en la revista “Foreign Policy”, entre otros documentos), podemos afirmar que el número de conflictos armados de todo tipo disminuyó en el mundo desde el final de la Guerra Fría hasta el año 2005: el número de conflictos armados en general se redujo en un 40% entre 1990 y el 2005, el número de guerras interestatales se redujo en un 80% entre 1990 y el 2005 y el número de guerras civiles se redujo en un 75% entre 1992 (año hasta el cual continuaron creciendo) y el 2005.

Entre el 2005 y el presente el número de guerras civiles continuó en declive, y no hubo ninguna guerra entre estados entre el 2003 y el 2010 (el conflicto armado entre Georgia y Rusia, por ejemplo, no alcanzó el umbral crítico de las 1.000 muertes en combate). Puesto el asunto en perspectiva, las guerras de cualquier tipo disminuyeron en un 78% entre 1988 y el 2010. Es cierto, sin embargo, que tras disminuir por más de una década el número de conflictos armados creció en un 25% entre el 2003 y el 2008, pero ello se explica en lo esencial por el incremento (de más de 100% entre el 2007 y el 2008) de conflictos armados entre grupos privados (es decir, conflictos que no involucran como contendiente a un gobierno). Pero ese tipo de conflictos rara vez trascienden el año de duración, y las bajas que provocan representan una cifra pequeña en comparación con las bajas causadas por los conflictos armados que involucran al menos a un gobierno.

Por ello, entre los años 2000 y 2008 las bajas en combate cayeron en un 40% en el mundo. En el África subsahariana, por ejemplo, el número de bajas en combate se redujo de 46.000 durante el 2000 a 6.000 durante el 2008.

Todo lo anterior contribuye para explicar, a su vez, la reducción en los niveles de gasto de defensa como porcentaje del producto global: esa proporción representa en la actualidad aproximadamente la mitad de su nivel de 1990. En la última década, sin embargo, esa tendencia se ha revertido tanto en EE.UU. como en algunos países de Sudamérica. Pero cabría recordar que, a diferencia de EE.UU., los países sudamericanos han mantenido históricamente niveles relativamente bajos de gasto en defensa como proporción del PBI, comparados con otras regiones del mundo. Por lo demás, en Sudamérica unos dos tercios del presupuesto para el sector defensa se destinan al gasto corriente, no a la compra de armamento.

Podríamos concluir añadiendo que desde que finalizara la Segunda Guerra Mundial no hemos tenido un solo caso del tipo de guerra más mortífera que haya experimentado jamás el sistema internacional contemporáneo: las guerras entre grandes potencias militares. Se trata del período más prolongado de paz entre grandes potencias militares en más de 500 años.

(*) Catedrático de la PUCP

Fuente: Diario El Comercio (Perú). 2 de Enero del 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada